Culpas

No era culpa de los carruajes que se encontraban en llamas; ni de los estandartes rotos.

No era culpa de las lágrimas que caían mientras las manos sentenciaban el sentido de las ruedas; y los pies, la rapidez de la huida.